Diario Calle de Agua

España - Marruecos

Política

Recuerdos periodísticos y culturales sobre Abderramán Yusufi

El miembro del Buró Político de la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP), Younes Mujahid, relata su relación con el difunto expresidente del Gobierno y líder socialista, Abderramán Yusufi. El presidente del Consejo Nacional de Prensa (CNP) y de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) recuerda a un "excelente periodista" y "un hombre excepcional".

"No me codeé tanto con el difunto como algunos camaradas que lo conocen desde hace mucho tiempo. Lo conocí directamente en 1989 durante el V Congreso de la USFP, que él mismo presidió. El partido estaba preparando una solicitud de revisión constitucional. Fue en esta ocasión que vi al hombre, modesto y buen orador. Es un hombre excepcional en la vida política marroquí. Pudo mantener sus principios mientras aprendía a lo largo de un curso que comenzó como resistente".

"Lo que la gente no sabe es que el difunto Yusufi fue un excelente periodista. Su manera de reunir información y concentrarse en los detalles que le parecieron de gran importancia lo convirtió en un observador de alta calidad. A menudo tomaba su teléfono para aconsejar a los camaradas sobre el mejor enfoque periodístico para adoptar en función de los eventos que tuvieron lugar. Tenía este don porque practicaba el periodismo muy temprano. También es un gran defensor de los derechos humanos desde el principio".

"A su regreso del exilio en 1995, trabajé con él en asuntos relacionados con las elecciones. Como yo hablaba español y estábamos enfocados en modelos y propuestas,  me pidió que lo ayudara con las leyes adoptadas en España y América Latina, que sintetizara las leyes electorales".

"A principios de la década de 1990, durante el juicio del ex secretario general del sindicato Confederación Democrática del Trabajo (CDT) y entonces miembro del Buró Político de la USFP,  Noubir Amaoui, me dio una recomendación del Parlamento Europeo para usarlo en el contexto de la defensa de nuestro líder. La recomendación argumentó que los políticos deben permanecer abiertos".

"Cuando era primer ministro, nuestros contactos se intensificaron como parte del seguimiento de la experiencia de aprendizaje. Estuve personalmente en la oficina del periódico en Rabat, lo que me llevó a tener largas discusiones con él". "La última vez que nos vimos, me sorprendió mucho porque el difunto Yusufi recordaba muy bien quién era yo."

Por su parte, el escritor Mohamed Achaari –con obra traducida al español- que fue presidente de la Unión de Escritores de Marruecos desde 1989 a 1996 y ministro de Cultura en su gobierno de 1998 a 2002, recuerda:  "Conocí a Abderrahman Youssoufi por primera vez a su regreso del exilio en 1980. Con un grupo de periodistas e intelectuales, nos encontramos con el dirigente de USFP, Lahbib Cherkaoui (1932-2018) en Rabat para darle la bienvenida".

"Desde ese día, me he quedado con él. Cuando trabajaba en el diario Al Ittihad Al Ichtiraki, hice campaña en la sociedad civil y en el campo cultural con la Unión de Escritores de Marruecos".

"Hubo otra reunión que también me marcó profundamente, la de una noche de homenaje al que fue líder de la USFP de 1975 a 1992, Abderrahim Bouabid (1922-1992). Ese día, cada uno de nosotros trató de formular nuestras aspiraciones para un futuro mejor para Marruecos a través de la herencia de este gran hombre".

"Con Abderramán Yusufi, apreciamos las mismas ideas relacionadas con la democracia, los derechos humanos y la prensa libre, es por esta razón que esa noche es muy querida para mí. Entonces mis lazos con Yusufi se consolidaron".

"Luego, me convertí en ministro de su gobierno. Pero lo que es importante es que hemos logrado construir una relación que va más allá de la práctica política y el activismo. Teníamos una amistad. Se preocupaba y disfruté trabajando con él".

"Este hombre tenía la pasión y la paciencia para trabajar humildemente al servicio de este país. Durante nuestras múltiples reuniones, y a pesar de la presión, siempre mantuvo la calma. Siempre puso el interés público por encima de todo".

"Recuerdo el día en que el rey lo retiró de su cargo. Después del Consejo de Ministros, debía participar en el lanzamiento de la primera edición del festival de poesía en Casablanca. Tomamos juntos el camino de Rabat a Casablanca, estaba muy impregnado por la decisión de su renuncia, pero quería estar presente en el festival. Habló y pronunció un discurso conmovedor (muchos todavía no estaban al tanto de la noticia) a poetas de todo el mundo y recuerdo que Adonis se conmovió, tenía lágrimas en los ojos". 

"Un poco más tarde, celebramos una reunión del Buró Político para discutir la decisión de renunciar. Abderramán Yusufi cumplió con sus compromisos. Y me mantuve en contacto con él hasta su último día".

Finalmente, en el ámbito internacional, el presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, trasladó sus condolencias. "Conocí con profunda tristeza y gran pena la muerte del gran activista magrebí, Abderramán Yusufi, que Dios tenga su alma, después de una larga vida política que dedicó a defender a la clase trabajadora y los valores de la libertad y la justicia, llevando sus convicciones donde quiera que fuera hasta que fue llamado por Dios".

"Los argelinos aún se acuerdan que fue uno de los primeros en apoyar nuestra guerra de Liberación cuando se inició y cooperó con sus líderes. También recordó en sus memorias a los mártires Larbi Ben-M’hidi (1923-1957) y Mohamed Boudiaf (1919-1992)".

También el Frente de Fuerzas Socialistas (FFS)  argelino ha recordado que Yusufi como abogado participó en la defensa del fundador del partido, Husein Ait Ahmed (1926-2015) en 1963 y se le abrió proceso en 1965.

Texto: Jesús Cabaleiro