Diario Calle de Agua

España - Marruecos

Sociedad

Solicitud para evitar la demolición del histórico edificio de época española ‘Casa Escriña’ de Arcila

Activistas y entidades culturales de Arcila han pedido al gobernador de la wilaya de Tánger-Tetuán-Alhucemas y al Ministerio de Cultura su intervención para detener la demolición del histórico edificio de época del Protectorado español, conocido como ‘Casa Escriña’, ubicado en la céntrica avenida Mohamed V de Arcila (Asilah). La petición se produce después de conocer la decisión de su posible demolición.

Se solicita a la comisión regional del Ministerio de Cultura que intervenga con el fin de preservar y reformar este edificio urbanístico, especialmente, porque representa una época llena de recuerdos de la conciencia histórica colectiva y la memoria de la etapa del Protectorado español.

Por su parte, los vecinos del edificio, que cuenta con 23 familias, se apresuraron a mantener correspondencia con el gobernador de Tánger-Tetuán-Alhucemas, Mohamed Mhidia, con el fin de detener la ejecución de sentencias que consideraron "un abuso de autoridad y un tráfico de influencias hacia la justicia".

En el año 2005, el Ayuntamiento dictó la decisión de incluir ‘Casa Escriña” dentro del patrimonio local, lo que significaba evitar su demolición y alteración de sus elementos, antes de emitir una nueva decisión posterior, en 2018, subrayando la necesidad de evacuar el edificio en preparación para su futura demolición.

Al respecto, los representantes de los vecinos dijeron en un comunicado que estaban “sorprendidos por la forma en que se perdió el edificio para ir a la empresa del hijo del alcalde de Arcila”, el ex ministro de Exteriores, Mohamed Bennaisa, adjuntando a su carta una copia del certificado de propiedad extraído del registro de la finca a nombre del propietario, que es su hijo, Mohamed Amin Benaissa. Añadieron que la persona interesada en el asunto “camufló la justicia” al proporcionar una licencia de demolición por parte de su padre, el alcalde, lo que está en “flagrante violación de todas las leyes y costumbres”.

Los vecinos exigieron la intervención del wali de la región en su calidad de representante real, así como el cese de estas disposiciones por no contemplar sus derechos.

Importancia patrimonial del edificio histórico

De la importancia de este edificio, a nivel histórico y arquitectónico, construido al inicio del Protectorado español, el investigador Ahmed Al-Zidani, confirmó que su nombre se deriva del empresario español, José Maria Escriña considerado uno de los primeros conocidos de la zona del Protectorado.

Señaló que el mismo nombre lo encontramos también en  Larache, donde residió. Todo un barrio de la ciudad de Alcazarquivir, lleva también su apellido, siendo construido durante el período del Protectorado, la llamada Colonia Escriña, con 35 chalés y zonas ajardinadas, siendo  en su momento, uno de los mejores barrios.

Zaidani añadió en su intervención que este ingeniero tiene un bello y sólido sentido arquitectónico, cuyos orígenes se remontan a la época andalusí, que también aparece no solo en Arcila y Larache, sino incluso en  Tetuán. También participó en la construcción de la línea ferroviaria entre Tánger y Fez, donde se le asignó la parte, que conecta la zona de Sidi El Yamani y Arcila, en el tramo que transcurría por el Protectorado español. Del mismo modo, tuvo experiencia en el tramo ferroviario Ceuta-Tetuán.

El investigador destacó que José Maria Escriña, estaba construyendo casas y residencias para altos funcionarios del Protectorado español, y entre estos edificios, se encuentra el edificio ‘Casa Escriña’ en Arcila.

También fue propietario del entonces hotel Alfonso XIII (luego hotel Nacional) inaugurado en 1917 en la calle Mohamed Torres de Tetuán.

Comité de apoyo a familias necesitadas

Con el fin de encontrar una solución adecuada para las familias que viven en el edificio ‘Casa Escriña’, un grupo de activistas de la ciudad estableció un comité de apoyo. La primera iniciativa práctica que tomaron fue celebrar una reunión el pasado 8 de marzo con el Bajá (gobernador), para informarle de los problemas más importantes relacionados con este expediente.

Así, le informaron de la situación social de las viudas y familias amenazadas de expulsión de sus viviendas, exigiendo tener en cuenta la necesidad ante esta coyuntura social, psicológica y económica de estas familias amenazadas con ser expulsadas a la calle.

De acuerdo con el comunicado del comité de apoyo a las familias, el Bajá expresó su comprensión de la difícil situación en la que estas familias, que se ven amenazadas de desahucio, indicando que el asunto tiene un origen judicial y debe ser tratado judicialmente, destacando que hará, en el marco de su competencias, todo aquello que contribuya a encontrar una solución que satisfaga a los interesados ​​dentro de un marco legal.

El Bajá anunció en el mismo encuentro que hará un seguimiento personal del expediente de estas viudas y de la situación de los vecinos en este edificio, destacando la importancia y papel de la sociedad civil como mediador, proponiendo programas y posibles soluciones en este problema.

El comité antes mencionado expresó en la misma declaración que los residentes estaban obstinadamente apegados a la decisión aprobada por el Consejo en 2005, que consideraba ‘Casa Escriña’ un hito como edificio histórico de Arcila.

Experiencia y pericia

En 2018, se emitió un decreto para evacuar el edificio ‘Casa Escriña’ en preparación para su demolición.

La decisión se basó en el informe del comité técnico regional de edificaciones, por un peligro estimado de derrumbe, con fecha del 10 de julio de 2017, y también en base a la pericia técnica lograda por el laboratorio técnico para experimentos, estudios y seguimiento brindados por la empresa en fecha 18 de enero de 2018.

El dictamen pide la evacuación del edificio denominado ‘Casa Escriña’, ubicado en la calle Mohammed V, dentro de 48 horas y amenaza con procedimientos si no se cumplen los requisitos de esta orden.

Por su parte, 17 de las 23 familias que vivían en el inmueble, el 21 de mayo de 2018 solicitaron, en el marco del Ayuntamiento de Arcila que, ante la decisión de la demolición con el argumento de que estaba en peligro de derrumbe, contraponen y concluyen que sólo necesita reparaciones, cuyo coste se fija en unos 600.000 dírhams (56.000 euros), bajo la supervisión de una oficina de estudios  o de seguimiento especializada.

El tipo de reparaciones que requiere el edificio, incluye pintar las tres fachadas con tinte resistente a los elementos exteriores, revisar todas las paredes, reparar las grietas del techo, tener en cuenta la preservación de la pendiente necesaria para asegurar el drenaje de agua por lluvia, además de cambio de todos los canales de desagüe para agua potable y aguas residuales, siempre que estos trabajos estén realizados por personal técnico especializado.

Herederos del edificio

El Comité de Apoyo a las familias amenazadas por desahucio de este edificio histórico dijo que los propietarios, herederos de este inmueble sufrieron mucho, y señaló que tan pronto como el alcalde se enteró de la noticia de la venta en 2005, se apresuró a realizar una sesión extraordinaria para aprobar una decisión que prohibiera cualquier acción de demolición o construcción en esta residencia, ya que se trata de una referencia histórica de la ciudad y su huella española.

El comité añade que esta decisión no duró mucho, ya que el mismo Ayuntamiento rápidamente otorgó la licencia a una empresa privada, que ganó el acuerdo de compra de la residencia en subasta pública, y los herederos de los dueños del inmueble descubrieron que el responsable de la empresa era nada menos que el hijo del alcalde de Arcila, el ex ministro Mohamed Benaissa, por lo que claramente exageró el uso de su poder e influencia, por lo que esta venta se convirtió en una injusticia que está prohibida tanto en la ley como en la costumbre islámica.

Un medio de comunicación digital marroquí se puso en contacto tanto con el alcalde, Mohamed Benaissa, como con su primer adjunto, Tawfiq Lazari, pero no respondieron a las preguntas del sitio, debido a sus condiciones de salud. También hace días se comunicó con el Gobernación de Patrimonio Regional en la región de Tánger-Tetuán-Alhucemas, para solicitar su opinión al respecto, pero no se llegó a ninguna aclaración o posición al respecto.

Texto: Jesús Cabaleiro