Diario Calle de Agua

España - Marruecos

Sociedad

Café árabe y cafeterías en Marruecos

El café árabe fue declarado patrimonio inmaterial de la Unesco en 2015 tras una propuesta presentada por Emiratos Árabes Unidos, Omán, Arabia Saudí y Catar.

Un café árabe se prepara tras seleccionar los granos que se tuestan ligeramente en una sartén plana antes de triturarlos en un mortero de cobre con un mazo del mismo metal. Luego se ponen los granos así molidos en una gran cafetera o cacerola –también de cobre–, en árabe, dallah, que se llena de agua y se pone al fuego. Cuando la infusión está lista, se echa en una cafetera de dimensiones más reducidas y se sirve a los invitados en tazas pequeñas denominadas finjaan.

El más importante es el primero. Las tazas de los invitados sólo se llenan hasta un cuarto, y así se puede volver a servir café varias veces más. La costumbre exige que cada invitado beba una taza mínimo y no más de tres. El café árabe lo preparan hombres y mujeres de toda condición social, especialmente en el hogar familiar y se puede servir con dátiles.

La palabra árabe ‘qahwa’ para designar al café proviene de la provincia de Kaffa en Etiopía y se transforma en ‘qahvé’ en Turquía y de allí salta a Italia como ‘caffé’ para pasar al español café. Las dos principales variedades de café son la Robusta y la Arabica.

En Marruecos el café no se populariza hasta el siglo XIX. Un proverbio árabe del siglo XVII señala: “El café, bébelo sin remordimientos. Su aroma quita los nervios y su consumo los problemas de la vida cotidiana”.

En la lista de cafés destacados en Marruecos hay que citar tres en Tánger: El Hafa, creado en 1921, al pie de un acantilado en el Marshan, objeto de poemas y canciones, el Gran Café de París de 1930 y en la medina, el café Baba.

En Casablanca se pueden citar otros tres, el café Le Petit Poucet, Le Petit Cerdan –hoy venido a menos- y el Ricks café, un remedo en alusión directa a la mítica película Casablanca,  creado en 2007.

Otras ciudades cuentan también con establecimientos destacados, el centenario café Moro de Rabat, recientemente envuelto en polémica ya que ha sido destruido para ser reconstruido tipo pastiche, pero sin consultar con la Unesco. También el café Poste de Marraquech y en Uchda, el café Colombo abierto desde los años 40 del pasado siglo.

Cafés Carrión

Pero Marruecos también tiene empresas dedicadas al café, entre las que destaca una casi centenaria, Cafés Carrión, creada por un español, Manuel Carrión López, en 1924 en Tetuán, entonces capital del Protectorado español.

Es el más antiguo café torrefacto existente en Marruecos. El arte de la torrefacción lo hace a la antigua, lentamente, siendo el mismo que desde su creación, de hecho los equipos no fueron renovados hasta los años 90. Se encarga de la torrefacción, producción y distribución.

Los cafés Carrion hasta hace pocos años sólo operaban en la zona norte pero han extendido sus actividades hacia el sur y la zona oriental.

Cafés Carrion está presente entre delegaciones, tiendas, cafeterías y boutiques en Tetuán (siete), Rabat (siete), Tánger (tres), Mequinez (tres),  Casablanca (tres), Salé (dos), Marraquech (una), Larache (una), Fez (una), Alhucemas (una), Beni Mellal (una) y Uchda (una).

Texto: Jesús Cabaleiro

Imagen: Cuadro ‘Taxi en la entrada del café Hafa I’ de la pintora Consuelo Hernández.